Corrección en un medio periodístico:

Builder

la contrarreloj de cada noche

 

(II)

 

Magí Camps Martín. Jefe de Edición de La Vanguardia

 

(Tomado de “Donde dice… Boletín de la Fundación del Español Urgente”)

 

 

Unificación de criterios

 

Más allá de la calidad ortográfica y lingüística que persiguen redactores y correctores, estos deben destinar buena parte de la revisión a la unificación de criterios. Para ello se establecen las normas de estilo, uno de cuyos objetivos es conseguir un producto lingüísticamente homogéneo, con una unidad de criterios que sea también seña de identidad del diario. Es decir, procurar que el lector encuentre una misma palabra (por ejemplo, superventas) escrita igual en todos los textos (y no superventas en una información, best seller en otra, y aun bestséller o best-seller unas páginas más allá). Con ello se consigue que aquella grafía propuesta, especialmente de un neologismo, se eleve a la categoría de norma del diario: «El diario El Matutino lo escribe así», dirá el lector. Y al tener carácter normativo en ese medio puede pasar a ser referencia de uso para otras personas (otros medios, escritores, profesionales de la lengua y público en general).

 

Los artículos de opinión constituyen una excepción a las reglas de unificación. Al tratarse de firmas invitadas, algunas de ellas con un marcado estilo propio, en sus textos no se pueden imponer los criterios del manual de estilo sin una reflexión previa. Sin embargo, si escriben de manera habitual, es lícito y pertinente que sigan las recomendaciones de estilo, ya que de algún modo forman parte de la redacción y pueden opinar sobre los criterios establecidos.

 

 

Los principales colaboradores de los correctores

 

En el último decenio, la labor de los equipos de corrección se ha visto facilitada con algunas aportaciones enriquecedoras, sin las que hoy ya no se sabría trabajar. La primera y determinante es la eclosión de internet. Es archiconocido que su repercusión ha sido capital en muchos ámbitos, y en el que nos ocupa ha aportado la actualización de las herramientas de consulta y la inmediatez de su gestión. Los diccionarios en línea facilitan la labor.

 

Las webs oficiales de los organismos, empresas o instituciones objeto de información ofrecen los nombres de sus miembros, las grafías de sus proyectos y otras informaciones, que resultan determinantes para desempatar grafías diversas o criterios dispares. Asimismo, la comunicación electrónica ha alumbrado foros públicos y privados donde se habla de lengua y de sus circunstancias. Todos estos elementos son ayudas de valor incalculable para el trabajo diario.

 

El Diccionario panhispánico de dudas (DPD) es otra herramienta de alto valor. Con ella, más allá de sus trabajos normativos, la RAE y las Academias han abordado criterios de estilo y han dado pautas sobre multitud de neologismos. Con sus detalladas explicaciones y reflexiones, los casos que el DPD aborda devienen ejemplos que establecen los criterios que habrá que aplicar ante la aparición de nuevas palabras.

 

La tercera aportación significativa la ha protagonizado la Fundéu. Esqueje del veterano y prestigioso Departamento del Español Urgente, hoy la fundación es el observatorio que guía, vigila y corrige los rumbos de las palabras en los principales medios de comunicación. Con todas estas herramientas, la tarea de los correctores se ha visto mejorada y se ha hecho más sencilla, en especial en el apartado de la fijación de grafías. Dudas y vacilaciones que antes necesitaban horas de gestión y consultas para llegar a una conclusión, hoy pueden resolverse en cuestión de minutos, con mayor información y, por tanto, con mayor garantía de éxito.

Etiquetas: ,

Una respuesta to “Corrección en un medio periodístico:”

  1. pepo Says:

    Me parece muy buena su iniciativa de publicar este tipo de textos donde se demuestra que muchos de los errores publicados en los diarios también provienen de diagramadores, correctores y editores, además de los periodistas. También demuestra su interés en hacer algún aporte para que esta situación mejore. Ahora falta que los tres primeros que mencioné dediquen algunos minutos para leer este blog, más comúnmente visitado por periodistas que ni siquiera están en los medios impresos y otros que sí están, pero sólo entran para hacer chisme. Ojalá, algún día, llegue a donde debe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: